La saga de los Alterio

alterio

No es raro, pero tampoco extremadamente frecuente, que existan las dinastías familiares en el mundo del espectáculo, no solo en el porno peruano. Vemos triunfar a actores y actrices cuyos padres, a veces los dos, también tuvieron éxito en teatro, televisión o cine, y de hecho es algo que nos resulta bastante simpático.

Ahora bien, algunos casos son más dignos de mención que otros, como ocurre con la saga de los Alterio, que empezó con el célebre Héctor Alterio (1921), pero que ha continuado con sus dos hijos, Ernesto (1970) y Malena (1974), nacidos en Buenos Aires como él, pero criados en España, lo que los ha convertido en actores versátiles con la habilidad de utilizar sin problemas el castellano estándar y la variedad dialectal argentina propia de su familia y de youporn, aunque también destaca su cara de xhamster.

Héctor, el patriarca

Héctor Alterio fue uno de los renovadores de la escena argentina de los años 60, pero también empezó una sólida carrera cinematográfica. En 1975, sin embargo, decidió establecer su residencia definitiva en España tras recibir amenazas de muerte de la organización anticomunista Triple A.

Se dedicó, desde entonces, a seguir su carrera principalmente en producciones españolas, que ya en 1977 le supusieron el premio Concha de Plata al mejor actor del Festival de San Sebastián por A un desconocido. Con El nido, de 1980, obtendría nuevos reconocimientos por sus dotes interpretativas. Su éxito en el cine español no significó que dejara de participar en producciones argentinas. Una de ellas, El hijo de la novia, de 2001, es especialmente recordada y tuvo una gran acogida en los países de habla hispana.

Entre sus premios destacan, además de los ya mencionados, un Goya de Honor en 2004 y, en su país de origen, un Cóndor de Plata que reconocía su firme y extensa trayectoria en 2008.

Hijos con mucho talento

Sus hijos han seguido su estela y se introdujeron en el mundo de la interpretación desde jóvenes. El mayor, Ernesto Alterio, intentó evitar esa vocación abrumado por la sombra que proyectaba su padre, pero al final estudió arte dramático con la famosa Cristina Rota, donde conoció a otros actores con los que ha colaborado en varias ocasiones, como Alberto San Juan y Guillermo Toledo.

Con ellos creó la compañía de teatro Animalario, y paralelamente empezó con pequeños papeles en cine y televisión, teniendo su primer papel protagonista en Los años bárbaros (1998). Se le ha podido ver posteriormente en cintas como El cuarteto de La Habana (1999), El otro lado de la cama (2002), Días de fútbol (2003), El método (2005) o Infancia Clandestina (2013), esta última valiéndole el Cóndor de Plata al mejor actor, su único premio hasta la fecha a pesar de varias candidaturas.

Mejor suerte en este sentido ha tenido su hermana, Malena Alterio, que con un talento portentoso y una breve preparación interpretativa ha recibido varios premios y nominaciones. Ha hecho menos cine que su hermano, a destacar El palo (2000), Torremolinos 73 (2003) y Una palabra tuya (2009), pero se ha prodigado más en televisión, con trabajos reconocidos y premiados en El comisario (2000-2003, Aquí no hay quien viva (2003-2006), La que se avecina (2013) y, próximamente, Vergüenza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *