Narcos, una serie sobre la droga en Sudamérica

narcos

Con la cultura de las series bien establecida en nuestra sociedad, en la que personas de distintas clases, edades e intereses cuentan entre sus aficiones las series de televisión, la exigencia respecto a la calidad de las mismas ha aumentado notablemente en los últimos años, y es por ello que los contenidos de calidad, con estándares casi cinematográficos, que nos ofrecen las cadenas de más prestigio aumentan en consecuencia. Como lo que puedes encontrar en www.videosdesexo.name/xnxx/.

Uno de los nombres que se ha convertido en sinónimo de calidad en muy poco tiempo, y en especial con la reciente llegada de su filial española, es Netflix, la plataforma de distribución de contenidos digitales que ya ha creado algunas series de producción propia que están teniendo un éxito sin precedentes.

Desde Colombia con amor

Entre ellas está Narcos, una serie situada y rodada en Colombia y centrada en el fundador y líder de la infame organización dedicada al tráfico de drogas conocida con el nombre de Cartel de Medellín, Pablo Escobar.

No es la primera ni la segunda vez que el protagonista de una serie de éxito es un delincuente, y encima traficante de drogas -no hay más que recordar la ya legendaria Breaking Bad-, y la fórmula se ha repetido con este narcotraficante que existió en la realidad. Es por ello, y por el hecho de que en realidad el protagonista es un agente de la DEA que busca acabar con él, que la primera temporada de la serie, de 10 episodios lanzados en 2015, ha cosechado tanto éxito con las andanzas de Escobar desde que empezó a producir cocaína en los años 70 hasta principios de los años 90.

Éxito = renovación

La segunda temporada, que retoma los hechos donde los dejó la primera, se puso a disposición de los suscriptores de Netflix en septiembre de este 2016, el mismo mes en el que la plataforma anunció que había renovado la serie para una tercera y una cuarta temporadas.

Esto es algo que solo ocurre cuando el éxito de una serie es tan evidente que los ejecutivos de las compañías no dudan en arriesgar en su apuesta, y es que los resultados han demostrado que en realidad no es un riesgo. De hecho, las notas que ha recibido por parte de la crítica la segunda temporada de la serie son aún más altas que las de la primera.

En Narcos podemos oír a los personajes, casi todos latinos, hablando castellano, mientras que los norteamericanos lo hacen en inglés, pero en todos los casos se trata de actores y actrices poco conocidos, al menos a nivel internacional, y que aun así han demostrado con sus impecables interpretaciones que no hace falta que el reparto de una serie de éxito esté encabezado, como suele ocurrir últimamente, por una o dos caras popularizadas por una sólida carrera cinematográfica en Hollywood.

Es verdad que su distinta procedencia, y en especial la de Wagner Moura, brasileño que interpreta a Pablo Escobar, hace que los acentos sean distintos, pero eso no le ha importado a un público que se ha rendido a las interpretaciones de todos ellos y a la magnífica ambientación de la serie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *