¿Se puede ver cine X en la calle?

sala-x

Las facilidades que brindan las nuevas tecnologías en cuanto al acceso a contenido XXX han ocasionado que el número de personas que destinen parte de su tiempo a la visualización de x videos se incremente año a año.

Ahora bien, la consulta en torno a lo anterior que se hace cada vez más importante tiene que ver con la aceptación de la reproducción de contenido pornográfico, particularmente en lo que respecta a verlo en determinados espacios o condiciones, debido a las leyes petardas que rigen nuestro sistema.

Reproducción de cine X en la calle

Más allá que se pueda hablar de un cierto incremento en lo que se refiere a la aceptación del porno en la vida de las personas como un elemento que hace parte de la vida cotidiana y que incluso pertenece a la vida sexual típica en la actualidad, no se puede negar que en determinados lugares o contextos no está bien vista la reproducción de este tipo de contenido.

En ese orden de ideas, la idea de consultar por cine X en la calle cobra sentido en cuanto se considere el cumplir con esta actividad en los espacios que hayan sido destinados específicamente para ello, es decir, cines acondicionados para contenido pornográfico, ya que en definitiva si se opta por otra clase de métodos simplemente no habrá la aceptación esperada.

En otras palabras, ver material de este tipo se lo vincula con una práctica privada, razón por la cual exponerse en un espacio público no es lo apropiado y por ende la conclusión es que el cine X en la calle sólo es una posibilidad válida socialmente si se lleva a cabo en lugares pensados para ello. Es fundamental aclarar lo anterior, ya que si se piensa que con tan sólo una rápida búsqueda y una configuración que toma unos pocos clics en un dispositivo móvil, las personas pueden acceder a este contenido en pocos segundos en cualquier lugar en el que se encuentren.

Distinciones entre qué es pornografía y qué no

Para facilitar un poco el análisis de la viabilidad de hablar sobre la reproducción de cine X en la calle conviene tener ciertas claridades respecto a lo que se denomina como porno y aquello que en realidad no lo es. Esto se debe a que siempre existe la probabilidad que se confunda la industria del cine XXX con algo que en realidad no encaja con su perfil:

  • Es pornografía. Son aquellos materiales, reproducción o imágenes en las que se realizan actos sexuales con el ánimo de provocar excitación sexual en un receptor.
  • No es pornografía. Los anuncios con personas en bañador, ropa interior, los desfiles de modelos e inclusive las presentadoras de televisión con prendas provocativas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *